Los mejores modelos de tratamiento

La mentalización (MZ) o función reflexiva (RF) es una forma de actividad mental imaginativa involucrada en la percepción e interpretación del comportamiento humano en términos de estados mentales intencionales. Se trata de una habilidad que nos permite entender nuestros propios estados mentales (emociones, sentimientos, pensamientos, deseos, creencias, etc.) así como los de las personas que nos rodean. Comprender el comportamiento humano en términos de estados mentales intencionales, permite dar sentido a nuestra conducta y a nuestro mundo social. La incapacidad para leer a las personas, en cambio, se asocia a un peor funcionamiento psicológico. Recientes investigaciones demuestran, de hecho, que la “ceguera mental” (p. ej., la incapacidad para “ver” los estados mentales propios o de los demás) se asocia a más psicopatologías.

La Mentalización, de manera simple, es el nombre que recibe “la capacidad cognitiva de interpretar el comportamiento propio y el de los otros, accesible a los sentidos, a través de la atribución de estados mentales”. Consiste básicamente en “saber leer” lo que piensa, siente o cree otra persona, en función de lo que vemos que está haciendo o cómo se está comportando en un contexto dado, y del mismo modo enjuiciar la respuesta del otro hacia nosotros por lo que ve o percibe de nuestra conducta, y el estado mental que puede estar atribuyéndonos por ello. 

Por tanto, no se trata sólo de observar y juzgar conductas, sino de “adivinar” las ideas propias y ajenas acerca de las creencias, sentimientos, actitudes, deseos… (todas las variables subjetivas) que están subyaciendo a una conducta concreta observada en ese momento. Implica la comprensión reflexiva de las experiencias y actuaciones de uno mismo y de los otros, y por consiguiente entender la naturaleza de lo mental: la representación cognitiva difiere de la realidad observada fuera, por una multitud de factores que se aprehenden de manera automática e inconsciente (pero se pueden hacer conscientes, de una forma meta cognitiva, pensando sobre ello). 

En definitiva, una mentalización eficaz sirve a 3 constructos fundamentales: la orientación y el control de toda clase de comunicación interpersonal y configuración de vínculos; la regulación de las propias emociones -autorregulación- y conductas -autocontrol-; y una mayor competencia emocional y social del sujeto.  MODELO BASADO EN EVIDENCIA AUTORIZADO POR LA NICE PARA TRATAMIENTO DE TLP, TOC, TCA, ETC.