Los mejores modelos de tratamiento

La terapia cognitiva conductual (TCC) fue uno de los primeros modelos diseñados para la Bulimia Nervosa y fue el principal tratamiento basado en la evidencia. La TCC es un enfoque psicoterapéutico que involucra una variedad de técnicas que ayudan a un individuo a comprender la interacción entre sus pensamientos, sentimientos y comportamientos para desarrollar estrategias y cambiar los pensamientos y comportamientos inútiles para mejorar el estado de ánimo y el funcionamiento. La TCC en sí misma no es una técnica terapéutica única y distinta, y existen muchas formas diferentes de TCC que comparten una teoría común sobre los factores que mantienen la angustia psicológica. La Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) y la Terapia de Comportamiento Dialéctico (DBT) son ejemplos de tipos específicos de tratamientos de TCC.

Historia 

La TCC fue desarrollada a fines de los años 50 y 60 por el psiquiatra Aarón Beck y el psicólogo Albert Ellis, quien enfatizó el papel de los pensamientos para influir en los sentimientos y los comportamientos. 

La TCC para los trastornos alimentarios fue desarrollada a fines de la década de 1970 por G. Terence Wilson, Christopher Fairburn y Stuart Agras. Estos investigadores identificaron la restricción dietética y las preocupaciones sobre la forma y el peso como fundamentales para el mantenimiento de la bulimia nerviosa. desarrollaron un protocolo de tratamiento de 20 sesiones y comenzaron a realizar ensayos clínicos. En la década de 1990, la TCC también se aplicó al trastorno por atracón.  En 2008, Fairburn publicó un manual de tratamiento actualizado para la terapia cognitivo conductual mejorada (CBT-E) diseñado para tratar todos los trastornos alimentarios. La CBT-E consta de dos formatos: un tratamiento centrado similar al manual original y un tratamiento amplio que contiene módulos adicionales para abordar la intolerancia al humor, el perfeccionismo , la baja autoestima y las dificultades interpersonales que contribuyen al mantenimiento de los trastornos alimentarios. 

Las adaptaciones más recientes incluyen el uso de tecnología para ampliar la gama de personas que tienen acceso a tratamientos efectivos como la TCC. Se ha comenzado la investigación sobre el TCC por diferentes tecnologías, incluido el correo electrónico, el chat, la aplicación móvil y la autoayuda basada en Internet. También hay apoyo reciente para una TCC de 10 sesiones para pacientes con trastorno alimenticio sin bajo peso.  

Eficacia 

La TCC se considera como una terapia efectiva para el tratamiento de la bulimia nerviosa. Las pautas del Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Atención (NICE) del Reino Unido recomiendan la TCC como el tratamiento de primera línea para adultos con bulimia nerviosa y trastorno por atracón y uno de los tres posibles 

Modelo cognitivo de los trastornos alimentarios 

El modelo cognitivo de los trastornos alimentarios plantea que el principal problema de mantenimiento en todos los trastornos alimentarios es la preocupación excesiva por la forma y el peso. La forma específica en que se manifiesta esta preocupación excesiva puede variar.  Algunas manifestaciones son: 

Además, estos componentes pueden interactuar para crear los síntomas de un trastorno alimentario. Una dieta estricta, que incluye omitir comidas, comer pequeñas cantidades de alimentos y evitar los alimentos prohibidos, puede conducir a un bajo peso y / o atracones. El bajo peso puede conducir a la desnutrición y también puede provocar atracones. Los atracones pueden llevar a una intensa culpa y vergüenza y a un renovado intento de hacer dieta. También puede conducir a esfuerzos para deshacer la purga a través de comportamientos compensatorios. Los pacientes suelen quedar atrapados en un ciclo. 

Componentes 

La TCC es un tratamiento estructurado. En su forma más común, consta de 20 sesiones. Los objetivos están establecidos. Las sesiones incluyen medir el peso del paciente, revisar tarea, la formulación del caso, las habilidades de enseñanza y la resolución de problemas. 

La TCC generalmente incluye los siguientes componentes:  

  • Psicoeducación para comprender qué es lo que mantiene el trastorno alimentario y las consecuencias psicológicas y médicas.
  • Reemplazo de la dieta por una alimentación normal: típicamente tres comidas más dos o tres colaciones por día. El paciente puede decidir qué comer siempre que se parezca a una comida o colación razonable.
  • Planificación de comidas . El paciente debe planificar las comidas con anticipación y siempre saber “qué y cuándo” será su próxima comida.
  • Completar los registros de alimentos inmediatamente después de comer y observar los pensamientos y sentimientos, así como los comportamientos.
  • Medición de peso regularmente (una vez por semana) para realizar un seguimiento del progreso.
  • Desarrollo de estrategias para evitar atracones y comportamientos compensatorios
  • Desafío de las normas dietéticas. Esto implica identificar reglas y desafiarlas conductualmente (como comer después de las 8 pm o comer un sándwich para el almuerzo).
  • Desarrollo del pensamiento continuo para reemplazar el pensamiento de todo o nada .
  • El uso de experimentos de comportamiento. Por ejemplo, si un paciente cree que comer un pastelito provocará un aumento de peso de cinco libras, se lo alentará a consumir un pastelito y ver si lo hace. Estos experimentos de comportamiento son generalmente mucho más efectivos que la reestructuración cognitiva sola.
  • Exposición al miedo a los alimentos . Después de que la alimentación regular está bien establecida y los comportamientos compensatorios están bajo control, los pacientes reintroducen gradualmente los alimentos que temen.
  • Prevención de recaídas para identificar las estrategias que han sido útiles y cómo lidiar con posibles obstáculos futuros. Debido a que el tratamiento es por tiempo limitado, el objetivo es que el paciente se convierta en su propio terapeuta.

Otros componentes comúnmente incluidos: 

  • Cese del control corporal
  • Reducción de la evitación del cuerpo.
  • Desarrollo de nuevas fuentes de autoestima.
  • Desafío de la mentalidad del trastorno alimentario
  • Mejora de las habilidades interpersonales.